Es tu primera vez… No la quieres liar… Es normal. En tu nuevo trabajo, entran misiones como ir a comer para cerrar ventas. Te doy unos consejos.

 

1/ Ser puntual. En la cultura francesa se valora mucho la puntualidad como una marca de respeto y de profesionalidad. Cuando te invitan a comer o a cenar en casa, se recomienda llegar entre 10 y 15 minutos después de la hora marcada. Al contrario cuando vas al restaurante por negocios, tienes que llegar a la hora o incluso un poquito antes y esperar fuera del restaurante.

2/ Si invitas tú, tienes que escoger el restaurante. Es importante que conozcas el sitio y la calidad del servicio, incluso, a poder ser, deberías conocer al director para mostrar confianza, cercanía y control de la situación. No hace falta ir a un sitio demasiado lujoso, darías la impresión de ser un derrochador, pero tampoco es adecuado un kebab barato ya que darás la imagen de ser un tacaño. Recuerda que el sitio donde invitas a tu cliente representará tu empresa; se serio y demuestra calidad durante unas horas. 

3/ Si hay personas que no se conocen, tienes que hacer las presentaciones. Siempre presentarás tus colaboradores a tus clientes y no al revés. 

4/  Para sentarse, el huésped indica el sitio de cada uno. Se recomienda alternar hombres y mujeres y posicionar al interlocutor principal de la negociación en frente de ti. 

5/ Durante toda la comida, se respetarán las reglas habituales como apagar el teléfono, sentarse recto y no poner los codos en la mesa. La servilleta no se atará al cuello y tampoco debería aparecer en la mesa. La pondremos en las piernas y en caso de levantarnos, se quedará en la silla. 

6/ ¿Qué vamos a comer? Se recomienda escoger un menú, con primero y segundo o segundo y postre, excepto si celebramos y cogemos el menú completo. En Francia, los platos suelen ser individuales. No hay plato en el medio de la mesa para compartir. El huésped guiará sus invitados por una sencilla frase del tipo “como primero, escogeré…” o “os recomiendo el pescado, es una especialidad local”. Evitarás de pedir un plato que tarda demasiado en prepararse, un plato complicado de comer (tipo cangrejo) y platos que manchan (como los platos en salsa) para el bien de todos. 

Cuando llega la comida, empezamos cuando todo el mundo está servido. Se come en silencio, con la boca cerrada. No debes mezclar todo ni hacer un pure de tu plato. La mezcla se hace en tu tenedor al coger una cosa y después la otra antes de ir a la boca o en tu boca al traer uno y el otro en dos vaivén de tenedor. 

Algunos alimentos se comen con los dedos incluso al restaurante. Son las alcachofas, las ostras, las aceitunas y los espárragos. Para las gambas se utilizan tenedor y cuchillo ; los caracoles vienen acompañados de su utensilio específico. De todas formas, si no sabes como se come, mejor evitar este plato.

7/ Para beber, una copa de vino es lo habitual. El aperitivo es opcional, en este caso, se recomienda optar por agua con gas, muy común en Francia. No se brinda en el centro de la mesa, pero sí levantaremos la copa un poco debajo del mentón para desear la bienvenida o una relación comercial duradera. En Francia, no hace falta pedir agua para la mesa ya que es de costumbre que la traigan. Cuidado en no acabarse el pan o la copa de vino antes de que llegue el plato principal. Sería muy mal visto. 

8/ ¿Cuándo hablar del tema principal? En general, empezamos con una introducción sobre el viaje (si hay), la decoración… Deja que todo el mundo se sienta cómodo antes de abrir suavemente el tema con una frase tipo “ha visto mi último correo sobre … y ¿qué le parece?” Mira bien a los ojos del interlocutor y no tomes apuntes, o apenas un nombre, ¡pero no saques la calculadora! Lo mejor sería hacer un correo después para sintetizar lo que se ha dicho durante la comida. 

photo-of-person-handing-card-2988232 (1)

9/ El huésped es quien paga. Lo hará de forma discreta sin que los invitados lleguen a ver la cuenta. Se suele levantar a la hora del café y pagar en la barra o mandar la cuenta directamente a la oficina si tenemos una relación más directa con el restaurante. 

10/ Estaremos atentos a los indicadores de final de reunión y el huésped es quien se levantará lentamente para indicar que ya es hora. Puede decir algo como “Bueno, no quiero retrasar sus negocios…” para marcar el respeto hacia el trabajo del cliente. Delante del restaurante agradecemos de forma sencilla y al llegar a la oficina, mandamos un correo de agradecimientos con eventualmente los datos comentados durante la comida como los nombres, los números o una página web.   

Bueno, son un poco más de 10 trucos, que espero te servirán en Francia. No tengo conocimiento de las relaciones laborales en el Maghreb, y estaría encantada de descubrir las reglas de oro para estas culturas. Te invito a compartir tu experiencia (en Francia o en otro sitio) en los comentarios. Si ves algo que he olvidado, por favor compártelo también. Gracias

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

¿Conoces tu nivel?

Te propongo un test de nivel en menos de 10 minutos, totalmente gratis y sin compromiso. ¿Te animas? El cuestionario dura menos de 10 minutos. Te ayudará

Saber más »

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *